Montauk-Martutene

Imprimir

En 1974, con 63 años, el escritor suizo Max Frisch pasó un fin de semana con una joven en Montauk, Long Island. Un año después, aparece Montauk, novela autobiográfica en la que con un estilo frío pero sincero y conmovedor, Frisch disecciona las relaciones sentimentales mantenidas a lo largo de su vida y reflexiona sobre su intento frustrado de entender a las mujeres, que siempre le granjeó dolor e insatisfacción.

En 2012 Ramón Saizarbitoria publica Martutene. Jon Kortazar escribe que Montauk alcanza en Martutene la categoría de personaje. Si Montauk arrancaba con el encuentro que Max Frisch vivió con la joven Lynn, Martutene nos habla del enamoramiento, del deseo sexual, de las relaciones entre hombres y mujeres, y también aquí hay un hombre de edad cuya vida –como la del resto de los personajes- se ve sacudida por la llegada de otra joven Lynn.

Pero el interés de Saizarbitoria por Montauk va más allá de lo argumental. Dice el autor: La lectura de Montauk me transmitió un estado de ánimo en el que quise continuar. Montauk forma parte de Martutene, los personajes han leído la novela, hablan de ella como de la vida que les rodea. Eso es lo bueno de una novela, que nos permite vivir una realidad más

Y hablando de vivir una realidad más: puedes disfrutar de Martutene (Erein, 2012), Montauk (editada en 2006 por Laetoli con traducción de Fernando Aramburu) y el resto de las obras de Frisch y Saizarbitoria en la Biblioteca de KOLDO MITXELENA Kulturunea.