De la peste al COVID-19: siguiendo el rastro de las epidemias en Gipuzkoa

E-mail Imprimir

La epidemia que ha puesto patas arriba nuestro día a día no es la primera que hemos sufrido en Gipuzkoa ni será, lamentablemente, la última. Las líneas que siguen intentan realizar un breve recorrido histórico por las enfermedades que en mayor o menor medida han sacudido nuestro territorio a lo largo de los siglos. Para ello, nos hemos valido únicamente de la información contenida en documentos digitalizados de nuestra colección que son accesibles, por lo tanto, sin necesidad de salir de casa.

La primera que mencionaremos es, cómo no, la peste negra. Si bien todo apunta a que la epidemia de mediados del siglo XIV fue la más mortífera, causando millones de muertes en todo el mundo, otras epidemias depeste posteriores, hasta su práctica erradicación en 1720, mantuvieron a la población amenazada durante siglos.

En este sentido, cuenta el médico de la Real Compañía Guipuzcoana de Caracas Vicente de Lardizabal en un artículo publicado en el Periódico de San Sebastián y de Pasages en 1814 que “También acá en nuestras costas, desde Fuenterravía hasta Bilbao, corrió peste ácia [sic] los años de 1514, con mucha mortandad, según una carta de cierto Capellán del Obispo de Tuy natural de la Villa de Rentería, que se halló entre los papeles de la casa de Alamberga, y por mis manos pasó a las del Diputado general de esta Provincia, el difunto D. Josef Soroa. De esta misma peste habla un libro en folio manuscrito que se halla en el Archivo de la Parroquia de Zarauz”.

Sobre los estragos que otra de esas epidemias de peste causó en Gipuzkoa escribe el escritor y pintor donostiarra nacido en 1866 Francisco López Alén. López Alén, durante años director de la Biblioteca Municipal y cronista de la ciudad, llegó a dirigir la revista donostiarra Euskal Erria: revista vascongada en 1904, donde publicó en 1899 un artículo en el que afirma que  “En Pasajes de San Juan, el año 1597, reinó una enfermedad maligna, de la que murieron trescientas personas.” Podemos hacernos una ligera idea de la magnitud de la tragedia cuando leemos que en solo cuatro meses fallecieron todos esos vecinos en una comunidad en la que “no tenía entonces arriba de quinientos habitantes.”

Durante el siglo XVIII fue la viruela la enfermedad que de forma más agresiva diezmó a la población gipuzcoana. De la preocupación y ocupación que este problema suscitaba en los médicos del territorio hay multitud de documentos que se conservan en la Biblioteca. Entre ellos, destacamos en este artículo varios documentos manuscritos de principios del siglo XVIII que son parte del fondo Julio Urquijo, bibliófilo y euskaltzale que a lo largo de su vida reunió las obras capitales de la lengua y cultura vascas. Nuestra Biblioteca tiene la fortuna de contar entre los fondos de su colección con los más de 11.000 ejemplares de su biblioteca particular, de los que una parte están digitalizados y pueden consultarse desde casa.

Este es el caso de un manuscrito del siglo XVIII en el que el médico Josef de Luzuriaga recoge sus observaciones a la aplicación que él y sus colegas de Azkoitia, Deba, Zestoa, Mutriku, Donostia, Azpeitia y Bergara han realizado a 1202 pacientes guipuzcoanos del método del Dr. Gati, sistema por el cual la enfermedad es inoculada a los pacientes.

O de otro manuscrito similar en el que el autor, administrador de una casa de huérfanos en Goitia, recoge los resultados de la práctica del método de inoculación de la viruela propuesto por el Dr. Gati.

También se puede consultar desde casa un tercer manuscrito de la misma época que recoge el riguroso diario que de la convalecencia de Felix de Munibe hizo el médico encargado de aplicarle el método de inoculación de dicho médico. Siendo el paciente, en este caso, hijo de los Condes de Peñaflorida, es interesante la lectura de este documento por lo que sobre la dieta que tan ilustre convaleciente seguía durante su recuperación podemos conocer.

Además de los ya citados documentos, la Biblioteca conserva algún manuscrito más donde, como en los casos anteriores, un médico que ejerce en el territorio recoge sus observaciones de pacientes inoculados con viruela siguiendo el método del famoso Dr. Gati.

Desgraciadamente, además de la viruela existieron más enemigos microscópicos que amenazaron a los vecinos de Gipuzkoa durante el siglo XVIII. En 1781 un microorganismo transmitido por los piojos de los soldados fue el origen de las fiebres pútridas o fiebres tifoideas, epidemia especialmente virulenta en la localidad portuaria de Pasaia, donde provocó un número elevado de fallecimientos.

El descubrimiento de la vacuna contra la viruela realizado por Edward Jenner en 1796 supuso un hito importante en la batalla contra la enfermedad que, sin embargo, ni siquiera así se consiguió erradicar. Muestra de ello es que ya bien entrado el siglo XIX, un rebrote de la epidemia afectó a diferentes puntos del territorio. La Biblioteca conserva un ejemplar de un riguroso ensayo publicado en Donostia en 1872 en el que su autor, J. Albisu, que ejercía como médico en Irún durante los años de la epidemia, recoge el origen y propagación, la descripción de síntomas, pronóstico y tratamiento de la enfermedad. Afirma también Albisu en su escrito que durante los tres años que duró dicha epidemia, de 1869 a 1871, en la villa de Irún fallecieron 176 de los aproximadamente 6.000 habitantes del municipio.

En el siglo XIX fue el cólera la enfermedad que provocó mayor número de bajas en Gipuzkoa. La Biblioteca conserva una memoria que da testimonio de una epidemia de dicha enfermedad que asoló la ciudad en otoño de 1834, impresa por orden de la Diputación en la imprenta de Ignacio Ramón Baroja. Esta vez el cólera se introdujo en Donostia a través de un barco procedente de Bilbao y permaneció en la ciudad durante dos meses en los que, de los 12.000 habitantes con los que contaba Donostia por aquel entonces, 79 fueron infectados y de ellos 46 fallecieron. Además de un recuento de las víctimas y una descripción de los síntomas y etapas de la enfermedad en cada uno de ellos, la memoria analiza diversos aspectos de la naturaleza y tratamiento del cólera.

También es posible acceder desde casa a un interesante documento en forma de apuntes encargado por la Diputación de Gipuzkoa y editado para ser distribuido en los ayuntamientos del territorio. En dicho documento el autor redacta un diario del rebrote de cólera-morbo asiático acaecido en 1855 después de un periodo de 30 años de tregua por parte de la enfermedad, así como los diferentes tratamientos, métodos y medicamentos suministrados en cada municipio para combatirla. El escrito describe, asimismo, las condiciones de vida de los habitantes de Gipuzkoa y las medidas de prevención a aplicar, tales como: la higiene personal y pública, la alimentación sana y variada y la correcta ventilación de los espacios. Advierte de cómo la epidemia fue primeramente detectada en Eibar el 29 de junio, extendiéndose en unos días a Elgoibar y Mutriku y de ahí, poco a poco, por todo el territorio. El punto álgido de la epidemia llegó desde finales de agosto hasta finales de septiembre para finalmente darse por eliminada durante el mes de diciembre. En este caso, de los 8.207 enfermos graves que se diagnosticaron en Gipuzkoa fallecieron 4.393.

Existen en nuestra colección documentos que atestiguan el paso de otras enfermedades en Gipuzkoa durante el siglo XIX. Entre ellas, conservamos documentos que dan cuenta de una epidemia de fiebre o calentura amarilla que provocó bastantes bajas en la villa de Pasaia a principios de siglo.

En 1814, tan solo un año después del incendio que asoló Donostia, una epidemia de fiebre amarilla devastó la comarca. El anteriormente citado Vicente de Lardizabal explica en el mismo artículo mencionado más arriba, que todas las farmacias de la capital quedaron reducidas a cenizas en el incendio y sus dueños trasladaron sus negocios a los municipios vecinos de Hernani y Pasaia, por lo que Donostia tuvo que enfrentarse a la epidemia sin ni siquiera una botica que proveyera de medicinas a los vecinos que pudieran permitírselas. Para colmo, la gran demanda y la poca oferta hicieron que los precios de los medicamentos que se distribuían aumentaran exponencialmente dificultando más si cabe su consumo.

En 1898, se publicó en la revista Euskal Erria: revista vascongada un escrito fechado en 1824 en el que un tal Dr. Louis da cuenta de una epidemia de fiebre amarilla (él la denomina peste) que agitó Pasajes San Juan durante los meses de agosto y septiembre de 1823 y que, según él, se propagó en la localidad a causa de un bergantín de nombre Donostiarra, procedente de La Habana.

Juan Montes, comisionado por la Provincia para dicha epidemia y quien fue además durante dos años médico titular de la localidad, recoge en su Historia una exhaustiva descripción de los hechos a los que se refiere el Dr. Louis. En su escrito, el autor argumenta en contra de la versión oficial que afirmaba que la enfermedad llegó a través del arriba mencionado bergantín Donostiarra, y apunta más bien a la humedad ambiental y al clima del municipio como posibles causas de la enfermedad. Lanza, asimismo, la hipótesis de que la calentura o fiebre amarilla no es una enfermedad exclusiva de climas cálidos y que en ocasiones podría tener origen local. Cita el mismo autor en su obra varias epidemias anteriores que tuvieron lugar en Pasajes en los años 1780, 1809 y 1814, esta última mencionada anteriormente por Lardizabal.

Acerca de la misma epidemia trata el escrito de Eugenio Francisco de Arruti impreso en la imprenta de Ignacio Ramón Baroja en 1824. Arruti era por aquel entonces médico titular de Donostia pero, como se deduce de la lectura de su obra, se encargó personalmente del seguimiento y control de la epidemia en Pasajes. A diferencia de Montes, Arruti señala que “Pasage [sic] disfrutó de la salud mas completa hasta la llegada del bergantin Donostiarra que procedente de la Habana entró en su puerto el dia 3 de Agosto”. Dedica así su trabajo a argumentar su convicción de que la enfermedad se importó en la estructura misma del barco y que epidemias de fiebre amarilla previas en diferentes puertos europeos han estado siempre directamente relacionadas con la llegada de barcos procedentes de lugares cálidos.

Además de la fiebre amarilla, otra fiebre, la fiebre miliar afectó a la población gipuzcoana a mediados de siglo. Sobre esta epidemia escribió una memoriaManuel Mateu i Fort, quien era por aquel entonces médico cirujano de Donostia. Mateu recoge en su escrito un detallado registro de las localidades por las que se extendió la enfermedad así como la descripción de la observación de sus causas, síntomas, fases y tratamientos probados.

Ya en el siglo XX, en la primavera de 1918 el virus conocido como gripe española causó en el mundo 40 millones de muertos en dos meses. En un tono mucho más distendido que los documentos anteriormente citados, un artículo de la revista Euskal Erria: revista vascongada de 1918 en forma de breve crónica admite que en Donostia la epidemia se complicaba por momentos “pues hubo día que pasó de cuarenta el número de defunciones”. Da cuenta, asimismo, de las medidas tomadas por las autoridades para combatir la falta de médicos y la escasez de medicinas que permitieron una más rápida propagación de la epidemia.

Ese mismo año, en otro artículo de la misma revista se señala que “Cuando la primera aparición del temible huésped del Ganges, llegó hasta el pie de nuestras murallas sembrando a su paso lágrimas y aflicción; en el mismo valle de Loyola causó horrible mortandad, pero dentro de las murallas no se registró una sola víctima. Lo mismo ha ocurrido en las sucesivas invasiones, el cólera ha respetado siempre a la capital guipuzcoana. Pero a esta epidemia indocumentada no le han convencido las tradiciones y ha invadido a Donostia con rigores desusados. La extensión de la enfermedad ha sido inmensa, llegando algunos días a alcanzar la imponente cifra de cinco mil enfermos”. Y aprovecha el autor para reconocer públicamente la labor de la “activa e inteligente clase médica, a la que en los momentos de mayor peligro se han unido facultativos ya retirados de su profesión y notables especialistas que han querido compartir con sus comprofesionales [sic] los riesgos de su actuación y las penosas labores que tan anormales circunstancias imponían.” Salvando las diferencias, ¿qué familiar se nos hace este mensaje, verdad?

Desde entonces, en la década de los cincuenta del siglo XX la pandemia conocida como gripe asiática puso en jaque a los sistemas sanitarios de todo el mundo, de Australia a Europa y de África a América. Quizá nuestros mayores recuerden las consecuencias que aquella epidemia tuvo en la vida de los vecinos. Ya más recientemente, se han sucedido epidemias como la de la gripe aviar, el SARS, el MERS, el zica, la gripe A o el ébola, pero no ha sido hasta este dichoso COVID-19 que la obligación de parar y modificar nuestras rutinas nos ha hecho hacer este pequeño ejercicio de memoria.

 

 
También on-line
  • Iván Zulueta

    Referencia básica y completa de la creación de un inclasificable artista.

  • Txiki Zabalo

    Una completa recopilación de la obra gráfica de este referente de la crónica gráfica e ilustrador.

  • Pío Baroja

    Guía de lectura sobre el gran autor donostiarra.

  • Antiqva

    Los textos de las intervenciones de las ediciones que se han celebrado de las jornadas sobre la antigüedad.

  • Album
    siglo XIX

    Web que contiene alrededor de 4000 ilustraciones de tema vasco pertenecientes a los fondos de la Diputación Foral de Gipuzkoa, ubicados en distintos centros culturales.

  • Alfonso Sastre - Eva Forest

    Completa información sobre Alfonso Sastre y Eva Forest.

  • Gabriel Celaya

    Repaso a la vida y a la obra de este genial poeta guipuzcoano, uno de los más comprometidos de la posguerra.

  • Gipuzkoa 1936

    A través de libros, documentos de la época, diarios y otras publicaciones periódicas se muestra la realidad convulsa de un año que transformó Gipuzkoa.

  • Manex Erdozaintzi

    Manex Erdozaintzi-Etxart (1934-1984) fue uno de los poetas vascos más destacados del siglo XX. Escribió numerosos artículos relacionados con el pensamiento vasco.

Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aqui.