Vampiros ante el espejo

Imprimir

Ah, joven amigo. Los Drácula pueden enorgullecerse de ser una dinastía bien antigua. Nunca advenedizos como los Romanoff o los Habsburgo podrán siquiera rozar nuestra gloria. Mas los días de la guerra han pasado. La sangre es materia demasiado preciosa en esta época de paz sin honra y los blasones de las grandes razas son ya sólo cuentos para ser contados.

Bram Stoker