Cuadernos de viaje. Mikel Lasa

Imprimir

Inauguracion:
4 de marzo, 19:30
Del 4 de marzo al 26 de abril de 2014

 

Horario:
De lunes a viernes:
16:00 - 20:00
Sabados:
11:00 - 14:00 / 16:00 -20:00.

.

.

 

CUADERNOS DE VIAJE. Mikel Lasa

Al  empezar a escribir esta introducción he recordado una anotación que  escribí en 1989, a modo de diario, y en la que anticipaba lo que quince años más tarde sería el proyecto de vida que puse en práctica:

 El irlandés de 70 años que vi sentado en un banco de la Concha, ¿habrá sido  el anuncio del nomadismo con el que he soñado?, ¿Será un ideal  a partir del retiro? En todo caso, ha sido el tema inicial, el inspirador de las múltiples y recurrentes ensoñaciones que sobre este proyecto existencial he  hecho a lo largo de este verano.

Nomadismo es un término que tiene para mí una connotación dramática. Por tanto, digamos, simplemente, viajar; no, sin embargo, en cualquiera de sus formas sino que  repetido frecuentemente, con un mínimo de dureza, comprometiendo el cuerpo en el camino, solo, a fin de que los sentidos encajen las sensaciones del viaje.

Cuando llegó  la hora, sin apenas voluntarismo empecé a poner en práctica el proyecto vital con el que anticipadamente había soñado.  En tren o en avión, me acercaba al lugar elegido y aquí después de atar  el revoltijo de mis pertenencias al manillar de la bici empezaba a recorrer el itinerario concebido provisionalmente y grosso modo. Cada viaje duraba entre diez y quince días. Así he recorrido  durante estos diez últimos años los lugares  que aparecen en la exposición, cada una de ellas en repetidas ocasiones.  Italia ha sido el país que más he visitado por mi especial afecto hacia ella.

Mi primer viaje fue a Cortona,  al punto de partida del circuito conocido por los admiradores de Piero de la Francesca: Cortona, Arezzo, Borgo de Sansepolcro, Urbino y Rímini. En muchos viajes he elegido como santo y seña la figura de un artista o escritor querido por mí, como estímulo . Así, por ejemplo:

Recanati, donde nació Leopardi, fría y solitaria encima de una sierra. Recorriendo sus largas calles y plazas barridas por el viento, entendí mejor el nihilismo del poeta y el sentido de su famoso poema,  L´infinito : …En esta inmensidad se anega el pensamiento y me es grato naufragar en este mar;  El puerto de Cesenático, diseñado por Leonardo de Vinci, donde se pueden ver los diferentes tipos de barcos de vela de pesca que Garibaldi buscó allí para su desembarco en Sicilia: bragozzo d´altura, battana , trabaccolo, …;  Sligo, en el noroeste de Irlanda, donde nació W.B. Yeats y donde yace bajo una lápida que lleva escrita su conocido epitafio:

Cast a cold eye
On life, on deat
Horseman pass by

 En la Provenza, tras los pasos de Van Gogh:  Camargue, Les Saintes-Maries-de-la- Mer Arles, St. Rémy, Les Alpilles …….

Porto Venere,en la entrada de la bahía de La Spezia y, contiguo a él, la región aislada entre montaña y mar de Cinque Terre. Allí veraneaba  Montale y de estas  tierras extrajo su geopoética.

Etc….

En otras ocasiones la elección se debía a la atracción que sentía mi imaginación por el lugar.

Las acuarelas, pasteles y dibujos que hice en estos viajes, configuran el núcleo de esta exposición.

Mi forma de operar configura el estilo de la mayoría de las obras que expuestas: el cuerpo en tensión, la mente despejada, la curiosidad me acuciaba a lo largo del viaje. En determinados momentos estimulado por no sé qué particularidad del paisaje o por algo que veía en la calle, sentía un vivo deseo  de pintar o dibujar, ya sea sentado, de pié o desde el tren en marcha. Acometía el trabajo espontáneamente, a toda velocidad, sin retoque alguno. En estas ocasiones, las manos se convierten en órganos inteligentes y nerviosos, capaces de recoger los impulsos que llegan de la realidad a nuestro cerebro y reflejarlos en el papel como si fueran el puntero de un sismógrafo.  Este modo de actuar  no siempre tiene éxito, pero en caso de tenerlo sabes que  la  obra, incluso modesta, tendrá una frescura y viveza especiales que perduran en el tiempo.

Ese es el pequeño milagro que busco.

Mikel Lasa 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

.