CLOC –Arte y desarte

Imprimir

CLOC nació en 1978, en una época violenta, inestable y desconcertada. Fue concebido en marzo, al tiempo que tenían lugar las manifestaciones contra la central nuclear de Lemóniz y estallaba una bomba en la obra. Vendió el primer número de su revista en junio, cuando se aprobaba la Ley Antiterrorista. Convivió con atentados incontables y con los sanfermines suspendidos, con el referéndum constitucional y con la revolución sandinista, con el Consejo General Vasco y con el golpe de Tejero.

Lo fundaron tres estudiantes, vecinos del barrio del Antiguo de San Sebastián, Fernando Aramburu, Álvaro Bermejo y José Félix del Hoyo que, entre tanto destrozo y desvarío, decidieron añadir al tumulto poesía, humor e irreverencia, y proponer una cultura diferente. Lo alimentaron con sobresaltos, bromas y provocaciones. Y lo enterraron cuando pensaron que ya no les servía para hacer desarte o para desarrollar sus propias obras.