Jon Zabaleta. Manuel-memoria

Imprimir

Jon Zabaleta acostumbraba, en sus trabajos de encargo, a dejarnos entrar en sus secretos. A dejarnos leer entre líneas y probablemente era porque no sabe o no quiere nunca hacer nada sin poner parte de su sangre, pero no dejaban de ser trabajos para algo, para alguien. Siempre, aún siendo un encargo, bajaba algo de su opinión, de su manera de ver las cosas, de tomar posición que se dice. Pero, en esta muestra el grado de intimidad es deliberadamente absoluto en todas sus vertientes, tanto de temática como de trazo, de pulsión, de contenido... pura autobiografía.

Álvaro Machinbarrena