Juan Luis Goenaga. ILBELTZA (Por caminos de sombras y silencio). Obras 1969-1995.

E-mail Imprimir

23/11/1995 - 13/1/1996

Comisario: Edorta Kortadi
Artistas: Juan Luis Goenaga
Textos: Maya Agiriano, Juan Manuel Bonet, Edorta Kortadi, Xabier Sáenz de Gorbea
Montaje:
 





Juan Luis Goenaga nace en San Sebastián en 1951. A excepción de un curso en la escuela libre del antiguo Hospital de Barcelona, donde aprende la técnica del grabado, realiza su formación prácticamente en solitario. Como muchos autodidactas, las lecturas, los viajes y las visitas a los talleres de otros artistas constituirán algunos de sus centros de interés.

Goenaga forma parte de la generación de artistas continuadores del grupo Gaur y que en la década de los setenta introdujeron nuevas facturas y procedimientos en el arte vasco. La pintura constituye lo esencial de su producción pero la desarrolla en determinados momentos, paralelamente a otras prácticas artísticas como la escultura, la fotografía, el grabado, el cine. Testimonio de veintiocho años de reflexión y de intenso trabajo, el conjunto de obras que componen esta exposición da cuenta de la fertilidad creativa del artista.

Esta "vista en perspectiva' del trabajo de Goenaga permitirá retroceder en el tiempo para encontrar las fuentes de inspiración, presentes y permanentes a lo largo de su trayectoria artística: la naturaleza y la búsqueda de la identidad vasca. El mismo lo explica así: "para el vasco tiene mucho que ver el entorno montañoso de grandes bosques quee ahora va camino de desaparecer en aras de no se qué bestial industrialización. Los pocos datos que nos quedaban de nuestro entorno desaparecerán y tendremos que buscar en los archivos de José Miguel de Barandiarán. Nuestros bosques van desapareciendo, lo mismo puede decirse de los ríos, caseríos (...) no puedo irnaginarme un vasco sin tierra (...). A nivel personal, lo que más ha influído en mi pintura ha sido el paisaje, la humedad, la antropología, prehistoria, arquitectura del caserío vasco y también todo el arte popular que creo que no se ha profundizado suficiente.

Aunque en algunas ocasiones se haya movido en los límites del Conceptualismo e incluso del arte povera, su trabajo se inscribe dentro de las tendencias expresionistas comemporáneas, dando lugar, por un lado, a una serie de obras en las que los gestos, las huellas, los trazos y los grafismos se suceden y se acumulan, ocupando toda la superficie del lienzo y, por otro, a figuraciones unas veces críticas, otras imaginarias e incluso irónicas que muestran su compromiso social y su manera de representar un mundo real y onírico a la vez.

Se puede apreciar ante todo la plasticidad de la obra de Goenaga. indemne a toda ostentación monumental. Su pintura es densa, sus composiciones apretadas. En sus lienzos se superponen las capas de pintura dotando al cuadro de diferentes texturas y espesores. Esta yuxtaposición de pigmentos y de colores crea ambientes misteriosos de luces y sombras. Al ponerse delante de un cuadro de Goenaga, se produce una sensación semejante a la que se siente cuando se intenta percibir algo en la oscuridad, el espectador necesita un momento para poder familiarizarse y discernir los diferentes elementos, figuras, paisajes. etc... que pueblan las composiciones y que no llegan siempre a captarse con una simple mirada. Su escultura ligera y frágil aúna siempre diversos materiales, muchas veces utilizados en su estado primario y los relaciona entre sí.

Goenaga utiliza gamas de colores diferentes dependiendo de los períodos y de los temas: unas veces optará por la realización de obras con el predominio de un solo color pero que no pueden considerarse como monocromas; otras veces, coincidiendo con etapas plenamente figurativas, realizará obras con mucho colorido; otras preferirá utilizar una paleta más austera, parca en colores y en la que el negro desempeña un papel importante, sobre todo en su obra última en la que asociándolo con rojos y ocres dará lugar a composiciones muy contrastadas y de eran fuerza visual.

Su obra presenta una iconografía plural y variada - los paisajes vascos, los elementos primigenios, los retratos, la ciudad, la figura humana- que se va repitiendo, reiterando y renovando. Son los temas elegidos por el artista para transmitir sus preocupaciones y sus experiencias.

Toda la obra de Goenaga se construye sobre una idea de realidad, "partiendo de datos reales"- como dice él mismo. Y es esa realidad, su realidad, la que se puede casi palpar y la que se intuye, la que está representada en el conjunto de obras que componen la exposición.

 
También on-line
  • Iván Zulueta

    Referencia básica y completa de la creación de un inclasificable artista.

  • Txiki Zabalo

    Una completa recopilación de la obra gráfica de este referente de la crónica gráfica e ilustrador.

  • Pío Baroja

    Guía de lectura sobre el gran autor donostiarra.

  • Antiqva

    Los textos de las intervenciones de las ediciones que se han celebrado de las jornadas sobre la antigüedad.

  • Album
    siglo XIX

    Web que contiene alrededor de 4000 ilustraciones de tema vasco pertenecientes a los fondos de la Diputación Foral de Gipuzkoa, ubicados en distintos centros culturales.

  • Alfonso Sastre - Eva Forest

    Completa información sobre Alfonso Sastre y Eva Forest.

  • Gabriel Celaya

    Repaso a la vida y a la obra de este genial poeta guipuzcoano, uno de los más comprometidos de la posguerra.

  • Gipuzkoa 1936

    A través de libros, documentos de la época, diarios y otras publicaciones periódicas se muestra la realidad convulsa de un año que transformó Gipuzkoa.

  • Manex Erdozaintzi

    Manex Erdozaintzi-Etxart (1934-1984) fue uno de los poetas vascos más destacados del siglo XX. Escribió numerosos artículos relacionados con el pensamiento vasco.

Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aqui.