Topaketa_berankorrak

E-mail Imprimir

www.elenaasins.es


 
Encuentros tardíos. Koldo Mitxelena Kulturunea. 21 de junio-29 septiembre 2012

 

Cuando se piensa en el transcurrir temporal, se toma conciencia de las experiencias vividas o de las que han dejado de vivirse.

En esta exposición compuesta de vídeos, instalaciones y proyectos lineales para no se sabe qué construcciones, y realizados en los últimos años, rememoro tiempos de acción en que estas cosas,  su ejecución y exposición, hubiera resultado una cierta utopía. Hoy día es posible hacer hasta aquello que ni uno mismo se propone, pero que los medios posibilitan, y recuerdo la frase de Albert Einstein en la que comenta:

 “Caracteriza, en mi opinión, a nuestra época la perfección de medios y la confusión de fines.”

 En alguna medida, se toma una cierta discrepancia y disconformidad con las tecnologías que disfrutamos actualmente. Con el transcurrir del tiempo, las generaciones venideras disfrutarán de medios más simples, a la vez que más sofisticados y precisos.

 A pesar de ello, la nueva era digital pone a nuestro alcance no sólo medios, sino contenido, ello me produce una cierta desconfianza y un temor inexplicable, a la vez que un gozo relevante y orgulloso de todo lo que uno y la máquina hacen posible. La pregunta reside en: ¿Es la máquina capaz de pensar? ¿Realmente se piensa o uno es arrastrado por sus posibilidades?

 ¿De qué forma procesamos y cómo nuestro cerebro almacena los conocimientos y datos adquiridos? ¿Somos acaso capaces de dominar el subconsciente?

 ¿La vitalidad específicamente humana, propia del yo, en un esfuerzo querido y necesitado que persigue infatigablemente algo concreto, puede perder su naturaleza por una robótica que le autolimita?

 Retomo una y otra vez estas cuestiones en mi mente; ocurren tanto en la vida profesional como en el contexto escueto de nuestro estar en el mundo, de nuestro ser en el mundo y de nuestra libertad.

 Muchas de las obras aquí expuestas son totalmente inéditas, recientes, compuestas en cortos espacios de tiempo que vienen arrastrando multitud de vivencias y multitud de trabajo, y con ello me pregunto también, que por qué razón estas obras, están pautadas para una nueva forma de entender y hacer el mundo y entender y hacerse a uno mismo, no vinieron en otro tiempo,  un tiempo más adecuado, menos tenso, menos ambivalente y en el que el signo, los signos eran menos reflexivos, más espontáneos, menos elementos generados por la experiencia, más distendidos. Porque cada línea, cada corte, es una decisión trascendental e irreversible, ahora.

En este ahora de los encuentros tardíos.

 


AGUJERO NEGRO

Esta instalación o construcción data de 1994.

 Según los espacios donde se ha instalado la obra, ésta ha ido tomando las características y los modos de ese espacio, ya que cada elemento está consignado por la escala, cada milímetro medido según las circunstancias ambientales. De forma que ha ido cobrando vidas diferenciadas e identidades antagónicas, dependientes del entorno.

Esta especie de habitáculo oscuro, habitáculo humano, de recogimiento, de respeto y de ritual, puede significar cuestiones múltiples según el espectador y también en su dependencia por parte de él, del habitante de este espacio, en su disposición a la aceptación o al rechazo.

 La obra, en un principio, fue denominada Menhir II, dado que su estructura obedece a las mismas reglas establecidas para el menhir en cualquiera de sus acepciones. Porque justamente, éste es el sentido de su presencia.

 Es un trabajo sobre la invisibilidad y la ausencia. La oscuridad es el eje y la razón de ser de su existir. La ausencia de luz, de objetos, sólo se explicita y responde previamente a la necesidad de la liberación de imágenes y luz, que todo ser humano necesita en ciertos momentos, en las antípodas más profundas y ocultas de nuestro ser.

 Si buscamos en Éxodo 20:21 podemos leer:

 21 Entonces el pueblo estuvo a lo lejos, y Moisés se acercó a la oscuridad en la cual estaba Dios.

 La reflexión sobre este versículo nos lleva al reconocimiento del hecho de que la oscuridad es el lugar sacro por excelencia. El lugar en el que para el creyente puede encontrar a Dios y para el agnóstico el lugar donde puede encontrar la paz, a la vez que se encuentra a sí mismo.

 Con estas ideas construí la obra. Desconozco si he conseguido mi finalidad, ya he dicho que ahora, en estos encuentros tardíos, en el ahora que es presente, ya no me pertenece; la co-creación del espectador, así como su acogida frente y dentro de la obra, tiene la oportunidad y la obligación de enjuiciarlo. Desde este momento, situándose en este ahora de los encuentros tardíos.

MENHIRES

La instalación de 40 menhires data de 1995.

 La obra puede denominarse “instalación” dado su concepto espacio-temporal de desarrollo y de unidad, obedeciendo al mismo orden matemático-estético en que la exposición está basada en su totalidad. Tanto las 8 serigrafías, como el agujero negro, los dibujos e incluso los vídeos se asientan en un aparente discurso lineal, pero que conforman en su verdad más esencial, una circunferencia, dentro de la cual las obras giran y se entrecruzan, y en el que la auténtica acción radica en que sus elementos van, desde el final al principio y desde el principio al final, a morir en el mismo punto donde nacieron.

 Está compuesta de 40 piezas, cada una de las cuales sufre un mismo corte en una de sus caras. Dicho corte obedece a una cuadrícula imaginaria en la que se produce una EXTRACCIÓN PARA EL VACÍO que abarca cuatro partes de una superficie y media parte de la superficie superior a ésta.

A este trazado obedece toda la exposición en su totalidad.

 Desplegados en una hilera, la relación de los unos con los otros crea un diálogo ininterrumpido y una cierta música callada, que puede resultar sugerente y peculiar.

 Ciertamente esta posición fundamental no es una construcción del pensamiento convencional plástico, sino que objetiva los fenómenos que acontecen al hombre y a uno mismo en un sistema que tiene como marco el mundo visto no en la distancia o en la historia, sino en el ahora.

 Para el autor es impensable una relación que fuese únicamente sentimiento, emoción y que no fuese, al mismo tiempo, un saber conjunto acerca del arte, de la cultura, de la educación, de la humanidad y su discurso interrogante; en resumen, un acto de conocimiento y reconocimiento y, de acuerdo con ello, la posibilidad del discurso expositivo debe conllevar una orientación antropológica que lleva implícita la REVELACIÓN y la catarsis.

 El concepto que aparece tantas veces relacionado, ese trazado cuadricular de vaciado, sirve para designar una totalidad, una unicidad, que pone de relieve la significación de la persona.

Si la robótica, la digitalización ha podido equivocar la intención, el propósito, es la pregunta que se plantea desde el principio.

 El esfuerzo, la disciplina y el rigor conllevan el peligro del hermetismo: por ello, estas palabras pueden ayudar a hacer explícitos los últimos trabajos y sus variados significados.

Pronunciando la eterna pregunta del ser: ¿Adónde vamos y de dónde venimos?, nos aproximamos al presente en estos ejemplos y en este ahora de los encuentros tardíos.

 

Elena Asins, Azpirotz, abril de 2012


 
También on-line
  • Iván Zulueta

    Referencia básica y completa de la creación de un inclasificable artista.

  • Txiki Zabalo

    Una completa recopilación de la obra gráfica de este referente de la crónica gráfica e ilustrador.

  • Pío Baroja

    Guía de lectura sobre el gran autor donostiarra.

  • Antiqva

    Los textos de las intervenciones de las ediciones que se han celebrado de las jornadas sobre la antigüedad.

  • Album
    siglo XIX

    Web que contiene alrededor de 4000 ilustraciones de tema vasco pertenecientes a los fondos de la Diputación Foral de Gipuzkoa, ubicados en distintos centros culturales.

  • Alfonso Sastre - Eva Forest

    Completa información sobre Alfonso Sastre y Eva Forest.

  • Gabriel Celaya

    Repaso a la vida y a la obra de este genial poeta guipuzcoano, uno de los más comprometidos de la posguerra.

  • Gipuzkoa 1936

    A través de libros, documentos de la época, diarios y otras publicaciones periódicas se muestra la realidad convulsa de un año que transformó Gipuzkoa.

  • Manex Erdozaintzi

    Manex Erdozaintzi-Etxart (1934-1984) fue uno de los poetas vascos más destacados del siglo XX. Escribió numerosos artículos relacionados con el pensamiento vasco.

Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aqui.